miércoles, 18 de mayo de 2016

En busca de la felicidad

Cuando preguntamos a un ser humano que qué es lo que quiere de la vida, una de las respuestas más comunes, y al mismo tiempo imprecisas y subjetivas, es la de “ser feliz”.

Por supuesto, yo considero que no es la respuesta adecuada a la pregunta formulada. “Ser feliz” es, en muchas ocasiones, equivalente a “no tengo ni idea”. En otras es un deseo genuino, pero tan impreciso que no habrá manera nunca de experimentar algo siquiera similar a la felicidad.

El problema reside en la expresión “buscar la felicidad”.

martes, 8 de diciembre de 2015

El súper poder de los humanos, parte 2

Continuando con la transcripción y traducción del escrito que encontré, estábamos a punto de que nos revelaran ese súper poder oculto. Continuo con la traducción:

“La semilla divina de grandeza se ve reflejada en los seres humanos a través de su más grande facultad, el deseo. Es el deseo el que dirige todas nuestras acciones e impulsa a cotas sorprendentes nuestra creatividad e ingenio. Es la gran diferencia que existe entre los animales y el hombre. El animal tiene instinto, mientras que el humano usa el deseo para sobreponerse al instinto, que, expresado en libertad, llevaría a cometer actos apasionados o sin sentido. 

Actos que revelarían su más maligno aspecto, como el que provocó la caída del gran Ángel en las eras primigenias (ni idea).

Pero cuando el deseo nace del corazón entonces los humanos son capaces de expresar todo su divino potencial, para gloria y satisfacción del Gran Arquitecto del Universo, y se recrean en la construcción de las más grandiosas obras del mundo.

Se ha interpretado mal la frase Zoroastriana “Tus deseos son órdenes”, imaginando a un Dios cumpliendo los insignificantes, para el cosmos, deseos humanos. Un Deseo en un humano es una orden de Dios para que ese humano cumpla su voluntad, que es expresada en forma de deseo. Ese deseo debe de ser cumplido para el funcionamiento armonioso del Universo, en gloria y gracia para el creador.

¡Ay de aquel que ose no cumplir las semillas del deseo, cuidadosamente plantadas por Dios en la mente de los hombres!

Y para cumplir la voluntad divina, la mente es insuficiente. El deseo mental debe de ir hasta el corazón, convertirse en un sentimiento de necesidad, de saber que, sin el cumplimiento del deseo expresado y sentido, nuestra vida no tiene sentido.

No nos convertimos en aquello en lo que pensamos, lo hacemos en aquello que pensamos con las emociones más intensas posibles. Emociones que sólo pueden salir del deseo.

Ahora bien, el hombre, para convertir sus deseos en realidad, para hacerlo pasar del plano metafísico al plano físico, necesita dominar a los cuatro pecados o vicios de carácter.

Vicio de carácter 1: La disfunción. Es decir que se desea algo, pero no desearlo suficientemente como para poner tu vida en conseguirlo. Es disfuncional no seguir la voluntad divina al no perseguir hasta con tu último aliento si es necesario, aquello que deseas.

Vicio de carácter 2: La diletancia. Mantener de manera prolongada tu enfoque y deseos sobre demasiados al mismo tiempo. Las personas diletantes confunden deseo con capricho y se mantienen en un continuo añadir aparentes deseos sobre los ya existentes.

Vicio de carácter 3: La distracción. El hombre serio en su propósito en cumplir la voluntad divina mantiene su atención enfocada hacia los deseos y cómo manifestarlos. No permite que su atención se desvíe hacia los asuntos mundanos de la sociedad, tales como la política, el ego, la vanidad o la avaricia (parece una lección moral pero yo sí le encuentro mucho sentido a esto).

Vicio de carácter 4: Desistir. Es el cuarto y último pecado ya que desistir es la muerte espiritual y la negación de la divinidad en ti. (No hace falta dar más explicaciones, ¿o sí?)

Porque sabes bien que toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley y el deseo es la causa de…"


Y ya no hay más. No podría, aun queriendo inventar lo que sigue. No sé. Cosas extrañas me han ocurrido desde que encontré este escrito. No creo que todo sea tan fácil como con solo desearlo. Y ya. O, ¿tú que piensas?

miércoles, 11 de noviembre de 2015

El súper poder de los humanos, según unas cuantas páginas viejas (Parte 1)

No estaba completo. Busqué el resto del libro pero no lo encontré. Sólo esta pequeña parte del mismo, unas cuantas hojas sueltas, pegadas entre sí, pero sin portada ni título. Las hojas, unas 4, contenían unos párrafos en inglés escritos en unas hojas bastante antiguas, gastadas por el tiempo, yo diría como de unos 100 años de antigüedad.

No encontré el autor o el título por ningún lado, pero pudiera ser, sin asegurarlo en modo alguno, que hubiera comprado este libro en Harlem, en una librería cercana al Our Lady of Mercy Hospital en un trabajo de consultoría que hice para esta institución en 1989, y creo, de nuevo sin seguridad, que pudiera ser parte del libro The Master Key System de Charles Haanel. Pero no estoy seguro.  Leí lo que contenían, debo confesar que por primera vez a pesar de haberlo tenido conmigo por tantos años, y me pareció tan interesante y revelador que lo quiero compartir aquí.

jueves, 29 de octubre de 2015

¿En qué nivel evolutivo está?

Recuerdo haber leído en un libro del difunto Wayne Dyer acerca de los niveles evolutivos de la conciencia y recuerdo haberme impresionado de su profundidad. Conforme han pasado los años y los he trasmitido cientos de veces en mis cursos, más he ido comprendiéndolos y aceptándolos como una muy buena, simplificada por supuesto pero muy útil, manera de entender en qué nivel evolutivo andamos.
¿Cuáles son estos 3 niveles evolutivos? Antes de explicárselos, déjeme decirle que, como Coach, este es uno de los principales elementos que uso al entrar en contacto con mis clientes. Si bien no les pregunto directamente, no sabrían qué responder, trato de darme una idea rápida de su nivel evolutivo porque esto determina el tipo de soluciones que están dispuestos a escuchar y, más allá todavía, qué cosas están dispuestos a hacer para solucionar sus problemas y alcanzar sus metas.
En términos prácticos, y algo atrevidos desde luego, se podría incluso hablar de niveles evolutivos de una sociedad, de un país, de una región, etc. Por ejemplo, siendo 1 el nivel evolutivo más básico y elemental y 2 y 3 los niveles siguientes, siendo 3 el más elevado, España podría clasificarse en

lunes, 7 de septiembre de 2015

¿No has ido a la Universidad? Te felicito

Sé que este artículo  va a resultar insultante para muchos y lo entiendo. Desde ahora pido una disculpa generalizada y sincera.

Y con todo, expresa lo que pienso, es más, lo que he encontrado en mis años de experiencia, aunque el común denominador de la sabiduría actual sea exactamente el opuesto a lo que quiero expresar.

El asunto es que si no has tenido la oportunidad o la capacidad (según ellos) de ir a la Universidad, puede ser que este hecho sea más beneficioso que perjudicial. Verás, el sistema educativo es tan malo en términos de desarrollar a los individuos que ir a la Universidad, obtener un certificado académico, puede, y así es en muchos casos, hacerte fracasar miserablemente en la vida.

¿Por qué puede pasar esto? Verás,